Madrid: el pol nord magnètic del Mediterrani

No ho fan amb mala intenció ni amb ànim provocador. Quan el ministre de Foment, Íñigo de la Serna, es complau dels avanços del Corredor Mediterrani, tot citant com a exemple que Castelló estarà a 2 hores i 25 minuts de Madrid gràcies al nou tram entre València i la capital de la Plana, ho fa amb joia sincera i consciència plena del treball ben fet.
 
Tampoc volen agreujar ningú quan dediquen fons adreçats al corredor ferroviari, presumptament costaner, a foradar el dur sòl castellà per a construir un túnel entre Atocha i Chamartín, flamants platges (de vies) que des d'ara podran optar a la bandera blava. Alhora, la platja (de vies una mica més rovellades) del Parc Central de València espera una tuneladora com Penèlope guaitava Ulisses.

La naturalitat amb què l'Espanya radial amera el discurs públic com si fóra l'única Espanya real i possible trau de polleguera els ciutadans perifèrics més conscients. Alguns d'ells han dedicat molts esforços a convéncer els qui tenen la paella pel mànec que el federalisme (polític i mental) és una alternativa més justa i equilibrada. Ara que molts catalans han decidit esmerçar els seus esforços a altres finalitats, són el govern valencià i altres forces vives els portadors més destacats de la bandera federal.

S'ha de reconéixer el mèrit de portar l'estendard de l'Espanya plural i circular en aquests temps. També són comprensibles les reaccions moderadament irades produïdes per la impotència. Perquè, quan sembla que els interlocutors han entés i, fins i tot, comparteixen les bondats d'un model territorial més equilibrat, arriba el ministre encarregat de dibuixar-ho als plànols i es felicita perquè el Corredor Mediterrani posa Castelló a un tir de pedra de Madrid.

Tal vegada, la indignació fóra menor si els perifèrics conscients entengueren que, de debò, la contrapart no actua amb maldat. Com la pedra no vol ferir ningú quan cau o com el forat negre no té cap intenció d'engolir-se planetes. La força de la gravetat té les seues pròpies lleis i Madrid és una matèria tan densa que pot atraure una via fèrria fins al seu centre per pur magnetisme. 
 

Comentaris

J K
20.

O, tal volta , vote a un partit polític de la Comunitat Valenciana,

  • 0
  • 0
Y F
19.

Sí aparece un proyecto nacional, serio, coherente, igual se le vota, o, igual no.
Estos políticos, en general, consiguen que se tenga desinterés por ir a votar, por la idea de España, no por España en sí, son ellos, el problema. Hasta los medios de comunicación, en general, consiguen que se prefiera escuchar música, antes que soportar a los tertulianos, están muy vistos, ya se sabe lo que van a opinar.

  • 0
  • 0
s s
18.
No se sabe como denominar racismo, o centralismo, casi religioso, lo que pasa por la periferia del centro, no les merece ningún intéres. El ave, porque es de estructura radial, y, que esperen 20 años, por lo menos, y después, de convencer, y hablar mucho, y, claro, la estación sin acabar. Si quieren que nos marchemos lo están haciendo de maravilla, porque darle a una autonomía que ofrena noves glòries a España, y, que tiene un himno regional tan bonito, no lo tiene ninguna otra región de España, 1 millón de euros, para los trenes de cercanías, es como decirle, esto es lo que valéis.
Y, lo dice gente muy mediocre, en general, que se dedica al mundo de la política desde hace muchos años. Cada vez tengo más desinterés, desafección por la idea de España que tiene esa gente, no por España en sí, sino por los que la gobiernan.
  • 0
  • 0
s s
17.
En mi opinión, es una especie de racismo, o de colonialismo hacia la Comunidad Valenciana, o hacia el País Valenciano, como cada uno lo quiera denominar, y, de lo más extraño, no tiene sentido. El racismo en España, tal vez, mucho peor que el de los Estados Unidos, allí las reglas del juego siempre han estado muy claras. Pero, lo que pasa en España es mucho más extraño, irracional, sibilino, clasista, sí, castas, pero, unas castas que se han limitado a cambiarse de traje desde hace muchos años, pero muchos años.
Ahora, tocar burlarse de la Comunidad Valenciana, desde esos medios de comunicación, con sede en Madrid. No saben ni de lo que están hablando, pero, los compromisos del gobierno se terminaron con el Ave, y después, de una reivindicación cansina de los empresarios durante 20 años. Hay que tenerlos cuadrados para hacer esperar a los empresarios durante 20 años, y encima, con la estación sin acabar. Eso es la idea que tienen de nacional.
Si quieren expulsarnos, lo están haciendo muy bien. Se me ha quitado el interés por todo lo que tenga que ver con las Cortes Generales.
  • 0
  • 0
R F
16.

La Comunidad Valenciana no se merece ese desprecio, casi racista, en las inversiones en infraestructuras, ojo, infraestructuras. Porque el Estado presta dinero, cobra intereses al,país valenciano. Y digo País valenciano conscientemente.

  • 0
  • 0

Comenta aquest article

Publicitat
Publicitat